Pilates y el suelo pélvico, por Raquel Zueco, fisioterapeuta.

Pilates y el suelo pélvico, por Raquel Zueco, fisioterapeuta.

Muchas veces habremos podido oír hablar del suelo pélvico y sobre todo en temas relacionados con la mujer y el embarazo.

Pero, ¿que es el suelo pélvico? El suelo pélvico engloba toda la musculatura, ligamentos, fascias. Se encuentran en la base de la pelvis sujetando todas nuestras vísceras. Nuestro tronco esta delimitado por la parte superior por el diafragma torácico. Por la inferior por el diafragma pélvico , que es el famoso suelo pélvico.

 

Por todas las relaciones que tiene con los órganos con los que está en contacto, sus funciones son:

– Estabilización de la pelvis.

– Mantenimiento de la continencia urinaria.

– Mantenimiento de la continencia fecal.

– Sostén de las vísceras pélvicas.

– Función sexual.

– Función en el momento del parto.

Soy Raquel Zueco,  practicante del método Pilates y fisioterapeuta formada en suelo pélvico y sus disfunciones y creo importante poder comentar la importancia del trabajo sobre todo en la mujer de esta zona.

El suelo pélvico hoy en día está cobrando mayor importancia. Desde que la mujer está incorporada al mundo del deporte, ciertas profesiones, alteraciones morfológicas, sobrepeso y aspectos que requieren un esfuerzo, entre otras dar a luz. Esto provoca debilidad de la musculatura del suelo pélvico y con ello perdidas de orina. Si una mujer tiene perdidas de orina, al ser un tema tan intimo, provoca una serie de reacciones destinadas a ocultar este problema en lugar de poner solución.

Hay una disminución de la actividad física, de las relaciones personales, repercusión negativa sobre la vida sexual, estrés psico-emocional, disminución del bienestar general. Todo ello con el fin de evitar las situaciones en las que van a tener pérdidas y el resto de gente pueda enterarse.

Por todo ello es importante una prevención. Trabajar esta musculatura para que antes de que lleguen a darse estas situaciones, el cuerpo esté preparado para afrontarlas.

Si desde la educación podemos transmitir la importancia del trabajo corporal. Con profesionales del deporte y de la uroginecología estaremos consiguiendo prevenir estas patologías.

Seguro que son muchas las madres que tras dar a luz tienen perdidas de orina. Esto es porque tras el parto, el suelo pélvico se ha distendido ya que  ha tenido que dar paso al bebé, dilatando su apertura. Tras el parto, las estructuras de la mujer tienen que volver a su sitio. Ya que han sido desplazadas durante nueve meses por el feto. También estos músculos elongados en el mejor de los casos y rasgados por episiotomía  en caso de complicaciones, tienen que ser recuperados.

Por eso es importante antes del embarazo  preparar al cuerpo para la situación que va a vivir buscando una persona que nos valore el suelo pélvico y vea que tipo de preparación nos vendrá mejor, así como tras el parto poder determinar cuando el cuerpo está preparado para la práctica habitual de ejercicio. A partir de ahí sería conveniente coordinarse con un profesional del deporte que le ayude en la recuperación física.

Llevo años practicando el método pilates con David Belío y son muchos los beneficios que yo le encuentro. Desde mi experiencia personal, he notado una mejor consciencia de todo mi cuerpo. La postura que mantengo y desde luego de mi suelo pélvico sabiendo en cada momento cuando hago una contracción. También soy consciente cuando mi cuerpo se fatiga y desconecta. Y esto es importante reconocerlo. Porque el trabajo eficaz es aquel en el que hay una conexión, una elongación y una coordinación respiratoria adecuada. Al haber una intima relación entre diafragma respiratorio y diafragma pélvico. Practicar pilates se ayuda con la respiración y los ejercicios a reforzar el suelo pélvico.

Si hay patología es necesario, como en todo un trabajo individualizado. Sobre todo respetar los tiempos de recuperación de cada persona.

Quizás pilates no cure, porque el proceso de autocuración es de cada cuerpo y del trabajo especifico para cada patología pero ayuda a tonificar ese suelo pélvico y fortalecerlo para recuperar afectaciones como las incontinencias urinarias y recuperación tras el parto respetando  el tiempo necesario para comenzar a trabajar.

Suelo pélvico

No os perdáis la semana que viene  el testimonio de Beatriz Sanz, compañera de trabajo y profesora de Spinig en Muscle Center Zaragoza.

¡¡¡¡¡¡ Os encantará !!!!!

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.