Cuesta, se disfruta, ya no es difícil, por Gabriel García

Cuesta, se disfruta, ya no es difícil

Soy Gabriel García y cuando empecé la palabra que me venía a la cabeza al pensar en Pilates era “frustración” con todas sus letras. Y es que aunque lo intentaba nada me salía.

Poco a poco, día a día, los ejercicios van saliendo, el cuerpo responde  y los beneficios se dejan notar. Aunque cuesta, se disfruta, ya no es difícil, duro o imposible, sino un reto, un pulso con tu cuerpo a base de esfuerzo, constancia y ganas.

Al igual que en todo deporte o disciplina, y dejando a un lado la materia que se imparte, nos queda el factor humano, monitores, maestros, profesionales que velan por la salud física y mental de sus alumnos.

Y yo, personalmente me siento afortunado por poder contar con un gran profesional, al que agradezco al igual que culpo de maleducarnos. No es fácil, no echarle de menos con el peregrinaje de suplentes intentando llenar el vacío de unas vacaciones bien merecidas.

Al finalizar una buena clase me gusta sentirme cansado al igual que satisfecho de un trabajo intenso y en todo lo posible bien hecho. No con la sensación de haber perdido una hora de mi vida y con una falsa idea de lo que es en verdad practicar Pilates.

Y es que aunque algunos lo intentan, otros se conforman con una mezcla inconexa de ejercicios para llenar una hora y cubrir las clases, y por último los listos que comprando un libro de “Pilates para Dummies” se toman la licencia de intentar enseñarlo .Gracias a todos ellos aun te valoro más, la visión, la técnica y la ilusión con que nos enseñas.

Gracias David.

Para terminar una reflexión personal:

“Me gusta hacer Pilates y que tu lo impartas”

VIDEO DE GABRIEL GARCIA EJECUTANDO: THE  HIGT BRIDGE, EJERCICIO SUPER AVANZADO DE PILATES CLASICO