Si quieres compartir con nosotros tu experiencia y verla publicada en este portal junto con mis comentarios, puedes mandarnos un texto de la extensión que quieras a daberopilates@gmail.com

Cuesta, se disfruta, ya no es difícil, por Gabriel García

Cuesta, se disfruta, ya no es difícil

Soy Gabriel García y cuando empecé la palabra que me venía a la cabeza al pensar en Pilates era “frustración” con todas sus letras. Y es que aunque lo intentaba nada me salía.

Poco a poco, día a día, los ejercicios van saliendo, el cuerpo responde  y los beneficios se dejan notar. Aunque cuesta, se disfruta, ya no es difícil, duro o imposible, sino un reto, un pulso con tu cuerpo a base de esfuerzo, constancia y ganas.

Al igual que en todo deporte o disciplina, y dejando a un lado la materia que se imparte, nos queda el factor humano, monitores, maestros, profesionales que velan por la salud física y mental de sus alumnos.

Y yo, personalmente me siento afortunado por poder contar con un gran profesional, al que agradezco al igual que culpo de maleducarnos. No es fácil, no echarle de menos con el peregrinaje de suplentes intentando llenar el vacío de unas vacaciones bien merecidas.

Al finalizar una buena clase me gusta sentirme cansado al igual que satisfecho de un trabajo intenso y en todo lo posible bien hecho. No con la sensación de haber perdido una hora de mi vida y con una falsa idea de lo que es en verdad practicar Pilates.

Y es que aunque algunos lo intentan, otros se conforman con una mezcla inconexa de ejercicios para llenar una hora y cubrir las clases, y por último los listos que comprando un libro de “Pilates para Dummies” se toman la licencia de intentar enseñarlo .Gracias a todos ellos aun te valoro más, la visión, la técnica y la ilusión con que nos enseñas.

Gracias David.

Para terminar una reflexión personal:

“Me gusta hacer Pilates y que tu lo impartas”

VIDEO DE GABRIEL GARCIA EJECUTANDO: THE  HIGT BRIDGE, EJERCICIO SUPER AVANZADO DE PILATES CLASICO

Pilates y corredores, por Marta Navarro Rojas

Pilates corredores, por Marta Navarro Rojas

Una corredora que ha mejorado mucho con la práctica regular de pilates.

Soy corredora aficionada, tan aficionada que ya no sabría vivir sin correr y correr sin pilates.

Pilates es para mi esfuerzo y concentración en dosis elevadas, pero también afán de superación. No saber dónde están mis límites en cuanto a qué movimientos seré capaz de hacer hoy y que ayer ni siquiera osé intentar, hasta donde llegaré estirándome, y sobre todo que conseguiré mañana corriendo y que habrá sido gracias a pilates y… al power house!

Pilates significa para mi incertidumbre de lo nuevo y la certeza de que llegaré a conseguirlo, en un nivel u otro. Pero eso es lo bueno de pilates, que se adapta a todos y es para todos.

Interesante este post  Pilates para corredores 

Mundo de pilates por Delia Morlanes.

Mundo de pilates por Delia Morlanes.

A punto de comenzar mis vacaciones de verano, no quiero marcharme sin dar las gracias a David Belío por haberme iniciado en el maravilloso mundo de Pilates.

La primera vez que oí hablar de Pilates fue allá por 1999. Estuve viviendo en Londres un tiempo y una amiga sueca que tenía problemas de espalda. Me contó que se había apuntado a un centro en el barrio de Camden, barrio mítico de Londres. Tenían unas máquinas para hacer ejercicios que decía que le iban muy bien. El método se llamaba Pilates. Recuerdo que me enseñó un folleto y pensé que era una cosa muy rara.

Años más tarde, modelos, actores y cantantes famosos contaban en la tele y en la prensa que practicaban Pilates. Entonces parecía una actividad snob, de gente con pasta, la práctica de Pilates todavía no se había generalizado, para eso faltaba un poco.

Hace unos años, nuestro monitor David Belío comenzó a impartir clases de Pilates en el gimnasio “Muscle Center” de Zaragoza y nos animaba a probar esta nueva disciplina. En ese momento no me decidí a asistir a esas clases, continué con mi rutina de musculación, Step, Body-Pump, abdominales… Aunque confieso que sentía curiosidad, a través del cristal, observaba la clase de David.

Bicycle
Bicycle

En esa época, mi hermana Coral también comenzó a practicar Pilates. Después de dos embarazos se encontraba en baja forma. Buscó algo que le pudiera ayudar, primero se compró unos libros y empezó a hacer Pilates en casa. Más tarde en un centro especializado. Ella también hablaba de lo bien que se sentía y me animaba a practicar Pilates.

El caso es que, David, mi hermana, y todos los que habían comenzado a practicar Pilates estaban tan entusiasmados… Yo pensaba que igual exageraban un poco. Todos conocemos el subidón y la sensación de hacer deporte, no podía ser para tanto, ¿o sí?.

Finalmente, el entusiasmo de David, de mi hermana, y la curiosidad me hicieron sucumbir. Un buen día, entré en mi primera clase.

Ahí empezó todo.

Los principios no fueron duros, fueron durísimos. Tras años de gimnasio me encontré en una clase en la que no era capaz de hacer casi nada y en la que tenía que reiniciar mi mente y mi cuerpo con un planteamiento totalmente diferente. Al mismo tiempo, desde el principio, vas viendo y sintiendo avances, que aunque son pequeños te animan y motivan a continuar.

Así, con tiempo, paciencia y con la valiosísima ayuda de David pude comprobar que todo lo que me habían contado sobre el método Pilates no era otra moda ni otra “leyenda urbana”.  Todo cierto, el mundo Pilates te hace sentir esbelto, ligero, flexible, mejora tu postura, tu control corporal….

David Belío es un gran profesional, tremendamente generoso. No se cansa de corregirnos y animarnos para que sigamos luchando y mejorando cada día.

De momento, estoy empezando, me queda mucho por hacer, pero no hay marcha atrás: cuando tu cuerpo conoce a Pilates, te lo pide, tienes que dárselo. El camino será duro e infinito, pero ahora mismo lo único que puedo decir es que….  el mundo Pilates ha llegado para quedarse, ¡gracias David!.

Mi experiencia Pilates, por Eva Extremera

Mi experiencia Pilates, por Eva Extremera

El ser humano es complejo, y nosotros aun lo complicamos más, buscamos toda la vida esa felicidad  perfecta que realmente ni existe, sin darnos cuenta que la vida esta ocurriendo en este preciso instante..
Yo hace exactamente un año y medio me di cuenta que tenia que plantearme un cambio..
El cambio es evolución , pensé .me apuntaré a “un” gym… mire muchos y acerté ..!!!!
Pilates???.. “Método Pilates” ¿que es eso?  La verdad que ni me molesté en mirar en que consistía. Será algo parecido al yoga, meditación o alguna historia de estas…”raras”.

Decidí meterme en sala, fue la segunda decisión más importante y acertada. Me pareció la clase mas rara de toda mi vida, y el profesor mas “raro” y extraño ja ja ja!!!! Pero muy interesante, trasparente y natural. Desde el primer momento me encantó todo lo que explicaba, aunque no llegaba a entender nada !! estaba totalmente perdida.. mi cara mientras lo escuchaba debía ser un poema(cara sota típica en mi) je je.. y realmente estoy pensando me encanta esto, quiero aprender más .. y asi lo hice y  al cabo de medio año, mi profe “David Belío”, me dijo; (cuando ya me conoció y vió que soy una tía normal, más loca que otra cosa..)
“Me has sorprendido, yo no daba un duro por ti…”
Pues te  he dejado sin efectivo majo!!!.. ja ja y ahora voy a por los billetes!!!.

David Belío me ha  mostrado de la manera más sencilla y natural,  a entender, a respetar  y controlar mi cuerpo y mi mente, a sentir como se mueve y como se puede llegar a mover con control, fuerza y equilibrio mientras mantienes la respiracion constante, haces ese movimiento sutil con gracia y elegancia, pareciendo que no haces nada y sin embargo estas utilizando toda tu fuerza interior, toda, realizando un majestuoso ejercicio… (a mi me queda  mucho.. mientras tanto disfruto, sufro, por que es muy duro, pero me encanta el resultado, je je, en mi vida he sudado tanto)

Mi  mente ha  aprendido a mandar a mis desconocidos y diferentes músculos (algunos no sabían ni que estaban ahí) ordenes contrarias, estirar y contraer al mismo tiempo, respirar..  y sonreír…todo a la vez..!!! QUE LOCURA!!!!. Consiguiendo el equilibrio que quizás todos necesitemos en esta vida.  EQUILIBRIO… con tu mente y tu cuerpo. El ejercicio duro muy duro, (más que en sala, muchísimo más). Ahora toco con las palmas en suelo y lo mejor de todo es que me doy cuenta de mis errores. Mi evolución es tremenda y me encanta. Por circunstancias de la vida he sufrido ansiedad y ya hace dos años que no tengo nada de nada. Me he olvidado ¿qué es eso?, por que ya no me importa, por que  el método pilates es tan eficaz , (por lo menos conmigo) que cuando no puedo asistir a mis dos clases semanales estoy  “MAL” me falta algo, me lo pide el cuerpo , y si no se lo doy, se enfada conmigo ja ja ja!!!..

Mi trabajo ..es duro (codo de tenista) en plena  campaña me dolía el codo… estamos a julio y no me duele nada, soy capaz de planchar cinco vestidos de novia sin inmutarme (bueno luego un par de cañitas y listo).. fortalece tanto los músculos, que te soluciona las lesiones que tienes y previene  posibles lesiones, no me he  resfriado en todo el año, mi salud afortunadamente es envidiable, igual es genético pero desde que hago este método.. “PILATES BODY CAÑA ” con mi maestro David Belío estoy feliz…todos los instantes de mi vida.. Y te lo agradezco un montón ya lo sabes, eres un gran profesional te encanta tu trabajo y disfrutas con ello.. y eso es lo mejor que nos puede pasar  a todas tus alumnas que estoy segura que piensan igual que yo..

Mi cuerpo mi templo.. hay que cuidarlo…y mimarlo..

Constancia por María José

Constancia por María José

Yo hago pilates porque LO SIENTO , LO VIVO  y mi cuerpo y mi mente LO NECESITAN. Gracias a él me siento fuerte. Me genera energía positiva para todo el día y disfruto intensamente con él con constancia.
 
Salgo de una clase de pilates con la sensación de que he crecido, siento que vuelo. En algunos ejercicios es como si estuviera levitando. Me arde todo el cuerpo sobre todo el abdomen, y el glúteo y los abductores están a tope. Siento todos los ejercicios que hago, por no hablar de como te estiliza el cuerpo. Como mejoran tus relaciuones sexuales (al ser consciente, controlas tus músculos y sabes cuando contraer o relajar).
 
Personalmente , creo que pilates es práctica, práctica y práctica y mucha constancia y perseverancia.
Con el tiempo te vas dando cuenta de que avanzas y entonces puedes profundizar más en los ejercicios con lo que las sensaciones aumentan, pero tambiénte te das cuenta de las limitaciones que tiene tu cuerpo y entonces te frustras un poco , pero bueno…. soy de las que piensan que cuanto más te cuesta una cosa más fuerte te hace, y a mí particularmente me encantan los retos y como soy tremendamente exigente conmigo misma seguiré, así que mucha paciencia y fuerza de voluntad.
 
Para mí, pilates sólo tiene una pega, crea adicción, porque cuánto más pilates haces mejor te sientes y más te pide el cuerpo.
 
A mí, como alumna tuya de pilates, me encanta que me expliquen cada movimiento Muchas veces con un buen toque o con la palabra adecuada, el movimiento cambia. Eres más consciente y pasas a entender mejor lo que estás haciendo y tú David Belío, tienes un toque muy especial.
 
 
María José.